Pastora

Por ahí por 2017 nos encontrábamos grabando una película. El rodaje duró varios meses y recorrimos gran parte de Venezuela. Por su puesto que Barquisimeto no faltó.

Querían hacer unos establecimientos de la ciudad y qué mejor forma de establecerla que con un plano de este monumento.

Se estaba acabando la luz del día y nosotros en el autobús de producción aún no habíamos llegado al sitio. Yo preparé el drone dentro del autobús rodando por la carretera, mientras veía por la ventana el sol caer muy rápidamente. Pensé que no llegaríamos.

Llegamos, finalmente. Me bajé del autobús corriendo, despegué el drone y Barquisimeto me regaló uno de los mejores atardeceres que yo he tenido la oportunidad de ver y de grabar en Venezuela, y vaya que he visto atardeceres bonitos en este País.

El plano no salió en la película. Al final usaron otros que también hice. Pero qué satisfactorio fue ese momento y qué bonito que quedó.